Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Fisioterapia y suelo pélvico

Fisioterapia y suelo pélvico

La recuperación del suelo pélvico consiste básicamente en devolver al cuerpo su función de contención para poder disfrutar de una mayor calidad de vida, tomar conciencia de nuestro cuerpo en su globalidad y saber como cuidarlo.

Durante la vida de una mujer se producen muchas situaciones como el embarazo, el parto, la menopáusea, la práctica de deportes de impacto, trabajos con carga de peso,  cambios estructurales, alimentación... que pueden debilitar o producir alteraciones en la estructura del suelo pélvico. 

Alteraciones a nivel de suelo pélvico

  • Incontinencia de orina (de esfuerzo, de urgencia, mixta)
  • Prolapsos, debido a nuestra posición en bipedestación y las características de la pelvis femenina, con ciertos esfuerzos repetidos se puede facilitar el  descenso de útero, recto o vejiga, nuestro objetivo será frenar la evolución del descenso.
  • Dolor pélvico crónico o Cistitis de repetición, debidos a la hipertonía del suelo pélvico.
  • Dispareunias,  molestias o disconfor en las relaciones sexuales
  • Dolor después del parto, sobretodo si ha sido un parto instrumentado en el que se han utilizado, forceps, palas o ventosa; a menudo acompañado de una episiotomía o de algun desgarro, que al cicatrizar provocan tensión en el tejido y pueden causar dolor y/o dificultad para la recuperación de la musculatura y tejidos del periné, quedando afectada la calidad de vida de la mujer.
  • Postcirugía abdominal y ginecológica, tras algunas intervenciones quirúrgicas puede aparecer hipersensibilidad en la zona de la cicatriz (o alrededores) adherencias o fibrosis que generan un bloqueo en el correcto funcionamiento del organismo.
  • Algias vaginales, generalmente relacionados con una hipertonía del suelo pélvico o con un espasmo doloroso de la musculatura alrededor de la vagina,  que dificultan las relaciones sexuales, las exploraciones ginecológicas o el uso de tampones.

Hoy en día tenemos conocimientos y recursos que nos permiten sobretodo la prevención y en los casos necesarios el tratamiento para reestablecer la función de nuestro suelo pélvico, tratando de mejorar su tono muscular.

Técnicas que utilizamos:

  • toma de conciencia del suelo pélvico mediante ejercicios de propiocepción y reencuentro con nuestro cuerpo
  • masoterapia a nivel abdominal
  • masoterapia intravaginal
  • técnica hipopresiva, permite recuperar el tono de la musculatura abdominal, sin sobrecargar el periné, y recuperar así su función de sujeción de la columna vertebral. Se compone de ejercicios activos realizados en hipopresión, así que se anula la presión del diafragma y de la musculatura abdominal sobre el periné.
  • tratamiento de cicatrices, especialmente en caso de episiotomías tras el parto, cesáreas u otras cicatrices que puedan entorpecer el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo.
  • ejercicios para regular el tono de la musculatura de periné
  • estiramientos
  • técnicas de relajación
  • TCS, técnica craneosacral
  • soporte con material como los conos vaginales o las bolas Chinas.